Ir al contenido principal

Entradas

Mi padre

Mi padre se marchó de esta vida hace un año, después de una larga agonía de 4 meses.  El 22 de noviembre del 2019, poco después de las 8 pm. mi padre cerró sus ojos para siempre y esas manitos antes tibias ahora se sentían frías y ya no se movían ni se moverían más. La convalecencia y posterior muerte de mi padre fue un largo y doloroso proceso para todos en casa.  Para mí, de forma particular fue un poco complicado pero sin dudas aleccionador, pues la relación con mi padre nunca fue la mejor y me apena tener que decirlo, pues nunca logré entender el por qué de su rechazo y su poco amor. Aunque todos siempre me han dicho, que cuando pequeña mi padre me amaba y mucho, así que no sé por qué extraña razón yo no lo recuerdo. Lo que sí sé, es que siempre me criticaba y reprochaba y nunca pude entender el por qué. Siempre fue complicado intentar siquiera hablar con mi padre. Él creía y procedía de tal manera, que todo lo que él pensaba y decía era irrefutable, entonces el hecho de tan sólo
Entradas recientes

Resumen de mi octubre del 2020

No sé por qué extraña razón, pensé que octubre me resultaría un mes más sosegado.  Bueno querido lector, me atreveré a contarte que el mes de octubre me ha resultado bastante complicado. Hasta el día 20 atravesé instantes fortuitos de desesperación, te preguntarás por qué,  y es aquí donde debo confesarte, que todo este malestar fue tan sólo producto de aplazar una decisión fundamental en mi vida.  Por ello el día 18, me armé de valentía y escribí un mensaje, que reordenaba y resguardaba mi vida, así también me alejaba de aquello que me estaba dañando.  Al día siguiente obtuve la respuesta que esperaba, aunque ella vino acompañada de un profundo desencanto, el mismo que quedó en segundo plano, pues gané a la par confianza y seguridad en el proceso. Entonces todo empezó a acomodarse y yo encontré nuevamente mi paz.  En definitiva, lo que aprendí en este mes, fue ver el dolor pero desde otra perspectiva, una sin reclamos y en la que yo entiendo debo asumir, al ver y sentir mi dolor, mis

Un pequeño detalle en mi vida

  Les contaré que desde pequeña he tenido una vida bastante conflictuada por diversas razones. Una de estas razones, la más grande creo yo, es que mis padres trabajaban mucho y casi nunca estaban en casa, por lo general vivían malhumorados y eran muy poco efectivos.  Y si a ello le agregamos que yo tuve la "suerte" de ser la segunda hija, y que mis padres poco o ningún caso me hacían. Que sólo me exigieron desde muy pequeña a hacer y aprender todo lo necesario para cuidar a mis hermanos y para cuidar la casa. Todo ello hacia de esa vida, difícil y dura, pero al mismo tiempo admito que me enseñó mucho. A prendí a confrontar desde muy niña todo tipo de problemas y encontrarles una solución rápida y efectiva, ello también me ayudó a ser bastante independiente, tanto así, que a lo largo de mi vida siempre he sido yo quien ayuda y también he sido yo, a quién pocas veces se le brinda ayuda.  Pero como todo en la vida, ese fue el lado bueno. Ahora el lado menos bueno fue el siempre

Conóceme un poquito más

Asumo que soy un poquito rara y no lo tomo mal. A lo largo de mi vida me han dicho tantas veces que vengo de otro planeta que lo asumo de la mejor manera posible.  Es así que cada vez que alguien me conoce un poquito más, esa frase no se hace esperar y supongo que ello se debe el hecho de ser generalmente callada, de no salir a fiestas, de no tomar alcohol, de estudiar tantas disciplinas atípicas o poco conocidas por muchos, tal vez hasta por ser algo cerrada en mi forma de pensar o por plantear una suerte exigencias en relación a los valores y formas de actuar no sólo para mí si no de quienes me rodean. Entonces supongo que al conocerme un poquito más no pueden evitar la extrañeza que les causo.  Ante ello y ahondando en mi vida he logrado entender algunas cosillas, como por ejemplo el porque de esa poca interacción con los demás, misma que atribuyo al autoritarismo de mi padre y su negativa ante cualquier posible salida de casa, a la que por cierto con el pasar del tiempo me acostumb

Resumen de mi septiembre del 2020

    Curiosamente este mes fue bastante complejo para mí pero al mismo tiempo maravilloso. Mis emociones a partir de la veintena estaban algo descontroladas, ello más algunos recuerdos me hicieron sentir mucho dolor.  Ya había tenido algunos días de malestar los últimos días de agosto, que se prolongaron hasta la quincena de septiembre y no quería volver a esas extrañas sensaciones.  Los primeros días de septiembre debo admitir que sólo quería que mi vida estuviera tranquila, y los dolores me perturbaban y no entendía por qué. Pensé que podría ser por el frío, por qué tenía pocas ganas por el desayuno, por qué no tomé mis vitaminas los últimos días, etc., es decir busqué muchas razones para esquivar lo que realmente pasaba, no quería ver supongo.  Bueno, para explicar mejor lo qué me pasó, creo que debo nombrar un suceso por demás importante, este año hubo una ruptura muy grande en mi vida que aún no logro superar, es más ni siquiera me había dado un espacio para llorar. Todo este tiemp

Creo que debo presentarme

Hola soy Judith Margot Bravo Asenjo, estudié literatura en la Universidad Nacional Federico Villarreal y filosofía en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya. Entre las diversas aficiones a las que dedico mi tiempo en la actualidad, 2 son las que desatan mi pasión: la poesía y el dibujo. Te cuento que la poesía tiene un lugar muy importante en mi vida y en mi corazón, pues me ha ayudado a sobrellevar cada momento que de alguna forma no he podido controlar en mi vida. Yo me inicié un poco tarde en la poesía, al cumplír 22 años, empecé en esta aventura junto a un grupo literario en la universidad, ello fue un bello pasaje que aún logro recordar con cierto cariño. Desafortunadamente luego enfermé y por un largo periodo de mi vida sólo podía escribir en espacios muy breves.  Con el paso del tiempo y ya medianamente recuperada empecé a estudiar programas de diseño gráfico y me enamoré platónicamente, nunca me había pasado algo similar así que escribí y escribí sin parar. Gracias a ello logré

¿Por qué el miedo?

  Debo admitir que a estas alturas de mi vida recién lo tengo claro, y es que el no atreverme a realizar por ejemplo este blog, creo que sólo es una de las muchas cosas de las que el miedo adquirido me privó en esta vida. Por eso mismo asumo que el enfrentarlo, el empezar algo que yo considero importante me apertura iniciarme en cada una de esas cosas que deseé hacer pero no me atreví.  Cada vez que he intentado observarme y entender este miedo, siempre sobreviene la imagen de mi padre, y es que mi padre siempre me inspiró temor. Aún recuerdo en él siempre esa extraña manía de estar enojado y gritando, todo ello no me ayudó para nada mientras crecía, es más creo que ello sólo me llevó a pensar que fuera de casa viviría una y otra vez la misma situación.  Traté por ello de vivir al margen, de no dar problemas o de evitar cualquier escenario que pudiera generarme malestar en la interacción con los otros. Obviamente ello me hizo mucho daño pues yo misma me privé de vivir cosas elementale